Tu coche sufre cuando circulas con el deposito de reserva ¿Qué le estas haciendo? ¿Cómo evitar las averías?

Tu coche sufre cuando circulas con el deposito de reserva ¿Qué le estas haciendo? ¿Cómo evitar las averías?

Eres de los que apura el deposito de gasolina al máximo? ¿Ignoras a tu coche cuando el testigo se enciende?
Estimado conductor, tenemos que hablar……

Circular en la reserva y vernos obligados a aprovechar los últimos litros de gasolina es algo que nos puede suceder alguna vez, pero nunca debe convertirse en una costumbre.
A parte de las razones evidentes, como el riesgo a quedarnos sin combustible, cuando circulamos en la reserva, nos estamos exponiendo a multas que pueden ascender de 80 a 200 €

El sistema de alimentación de combustible del vehículo está formado por distintos componentes que pueden sufrir averías si se apura con el carburante. De hecho, sus averías pueden ser muy caras.
¿Qué ocurre cuando nos quedan un par de litros en el depósito? Le estamos dando mucho más trabajo a la bomba, es como cuando tratamos de apurar con una pajita el final de un vaso de líquido, para aspirarlo cuesta bastante más que cuando el vaso está lleno.

Los últimos litros de gasolina donde se acumulan las impurezas se introducen dentro del depósito a través del gasoil por muy refinado que sea. Estas partículas van a parar al fondo del depósito y cuando apuramos el combustible del vehículo y el líquido roza la parte baja del depósito son recogidas y enviadas hacia el motor. El filtro del combustible actúa como intermediario recogiendo parte de ellas, aunque no filtra sustancias líquidas como las parafinas que pueden llegar al sistema de inyección, atorando las cabezas de los inyectores y gripando parte de ellos, una avería importante que debemos tener en mente

Por otra parte, la refrigeración de la bomba de gasolina la hace el propio combustible y una succión defectuosa provoca que las burbujas de aire se cuelen en el circuito, perjudicando la refrigeración además de empobrecer la mezcla de aire y combustible.

Un filtro obstruido puede afectar al rendimiento del motor y provocar un incremento del consumo de combustible. Un síntoma de que este elemento está sucio es la dificultad en el arranque del vehículo, principalmente en frío.

Para evitar contratiempos y averías, lo más recomendable es acudir a una estación de servicio a repostar el coche cuando el testigo del nivel de combustible se encienda avisándonos de que entramos en la zona de reserva. Este indicador no se activa por igual en todos los modelos de automóviles, por lo que en cada caso quedará una cantidad diferente de carburante.

Pero si ya es demasiado tarde….. ¿qué podemos hacer para deshacernos de los residuos del fondo del depósito que pueden atascar los inyectores?

Tratamiento FAHER ha diseñado dos productos tanto para sistemas diesel como gasolina capaces de limpiar inyectores de carbonillas y evita la corrosión el sistema de inyección. Sin duda la mejor manera de proteger tu motor de las malas costumbres a la hora de conducir.

All comments

Leave a Reply